El Futuro es Wearable. La resistencia, inútil (I/II)

Escrito por el 7 abr, 2014 en Blog, Tendencias Internet | 0 comentarios

El Futuro es Wearable. La resistencia, inútil (I/II)

No te quepa duda. Tardará 5 ó 10 años. 15… no lo creo. Pero el Futuro es Wearable. La resistencia es inútil. Fútil.

No será de la noche a la mañana. Será poco a poco. Ya está pasando. Los smartwatches irán copando el mercado en estos primeros años junto con las Google Glasses cuando, según parece, y si la UE y los talibanes de la privacidad no lo impiden, se empiecen a comercializar a finales de este 2014.

Los smartwatches, las Glasses… son sólo el inicio. Casi fuegos de artificio. Nada en comparación con lo que veremos y usaremos en 10 años. Pero son una etapa necesaria.
Recuerda 2004. Hablábamos del Nokia N95, Blackberry Pearl o el Motorola Razr V3. Absolutamente nadie pensaba que, en 2014, la industria de la telefonía móvil sería como es hoy. Ni que iPhone, Android, Nexus o Samsung (por aquél entonces un actor secundario en la industria de la telefonía móvil) serían los líderes hoy día. Ni que Nokia estuviera donde está ahora, salvada in extremis y con respiración asistida por Microsoft.

La evolución de la Tecnología Wearable

Podemos clasificar los Wearables en tres:

  1. Smartwatches, como Pebble (el primero), Samsung Gear. Android lanzó hace un par de semanas (Marzo 2014) Android Wear, el Sistema Operativo para Wearables (basado en Android, como ya te adelantaba aquí) y se espera el lanzamiento del iWatch de Apple.
  2. Smart Glasses. Aquí hay un dominador claro, las Google Glasses… pero ni mucho menos es (ni será) el único. Y sí, la competencia, una vez más es muy buena
  3. Smart Clothing o ropa inteligente. Hay prototipos o conceptos de zapatillas inteligentes (como podómetro avanzado) o directamente ropa que controle nuestras funciones vitales, por ejemplo. No hay todavía conceptos o empresas claras, pero Zara ya negocia con Movistar el desarrollo de Smart Clothing.

Y hay una cosa que destaca. Apple no lidera el mercado, y no tiene pinta de que lo vaya a hacer en el futuro. Ahora, Apple irá a remolque. Google y Android, de momento, sacan mucha ventaja a cualquiera. Sólo Samsung intenta liderar, con el primer gran lanzamiento de un smartwatch, el Gear, aunque con más sombras que luces, y recientemente el Gear 2, que viene equipado con Tizen, el Sistema Operativo que heredó Samsung y con el que quiere distanciarse de Android.

Evolución del Wearable Computing

Por fortuna, esta etapa del Wearable Computing ya está superada

La evolución de la tecnología Wearable se cimentará en la otra pata del futuro que nos viene. El Internet de las Cosas, donde cada vez más, cualquier dispositivo “corriente” estará conectado a la nube (sea ésta pública o nubes privadas). ¿No te lo crees? ¿Y si ya hubiera nubes para que los robots se conecten y aprendan de otros robots? Sí, como Skynet, la red que tomó el control de las máquinas en Terminator. Esa red existe, aunque a una escala muy pequeña, y se llama RoboEarth.

Aquí entra la adquisición de Nest por parte de Google, valorada en más de 3 mil millones de dólares. Te pregunto. ¿Qué une a los Wearables y a los sensores como Nest? ¿Qué diferencia hay entre un Wearable y un sensor Nest, más allá de que el Wearable lo llevamos puesto? El pegamento será precisamente el Internet de las Cosas.

Tecnología Wearable. Resolviendo el problema del display

El concepto es simple. Cualquier cosa que llevemos puesta podrá tener sensores. Esos sensores recogerán datos (de nuestro cuerpo, del ambiente…) que convertirán en información (si no, no son smart). El dilema y la evolción están en, ¿cómo o dónde mostramos esa información?

Desde luego parece claro, al menos en esta primera etapa, que los Wearables principalmente serán diseñados para funcionar con un smartphone, incluido por ejemplo el smartwatch. De hecho, los Gear de Samsung no valen para (casi) nada si no están conectados, vía bluetooth, a un smartphone Samsung. Lo mismo podemos decir de las pulseras de Fitbit o el smartwatch Pebble.

El único Wearable que podría ser independiente y que está pensado como tal son las Google Glass. Pero su emparejamiento con un smartphone sin duda será necesario si no imprescindible para sacar el máximo. ¿Cómo si no, te conectarás a Internet cuando no tengas wi-fi? ¿Cómo si no, podrás contestar a una llamada sin tocar el smartphone?
Se suele identificar a la era del Wearable Computing como la era post-smartphone. No estoy de acuerdo. Aunque suelo usar, me gusta y entiendo el concepto, el smartphone seguirá siendo el eje, el centro de toda nuestra interacción tecnológica. Como suelo decir, el smartphone será el control remoto de nuestras vidas.
Digamos que el smartphone será en la próxima década, lo que el PC ha sido desde principios de siglo hasta, más o menos, el 2010, cuando Apple sacó el iPad y relegó definitivamente al PC a un segundo papel como el centro del ocio familiar, que llegó a decir Bill Gates.

Cosa muy distinta será pasada esta primera etapa. Cuando esto del Internet de las Cosas, las Google Glasses y los smartwatches estén no ya sólo asentados, sino que ya no sean novedad (¿es novedad tener un smartphone?). Cuando la Era de la Robótica esté dando sus primeros pasos, cuando los Google Cars empiecen a ser una realidad y tengan un plan de acción viable.
Entonces, en ese escenario, cualquier cosa será posible. ¿Necesitaremos Displays? ¿No nos estará dando Google Glasses una pista? ¿Por qué necesitar una pantalla cuando podemos tener una holografía, o Realidad Aumentada?
¿Serán las pantallas flexibles de Samsung parte de la próxima revolución, pudiendo cualquier cosa producida tener un display 100% flexible e irrompible? Si esta primera fase de la Tecnología Wearable deja dudas e incógnitas sobre su evolución, aventurarse a adivinar el futuro del Wearable Computing y del Internet de las Cosas de aquí a 10-15 años es directamente una tontería.

Pero eso sí, ten claro una cosa. La evolución tecnológica de los próximos 15 años no será comparable a la de los últimos 15. Será a un ritmo todavía mucho mayor y vertiginoso. Si te apasiona la tecnología, como a mí, estás de enhorabuena. Nos lo vamos a pasar bien.

En la próxima entrega cerraré este tema sobre “El Futuro es Wearable”. Hablaré de las barreras y dificultades que podrían dar al traste con el Wearable Computing si no se solucionan en los próximos años. ¡Estate atento y suscríbete al blog!

 

Director de e-commerce, Digital Marketing e Innovación en Parques Reunidos, mente emprendedora, y game changer. Inbound Marketer, SEO, Project leader, profesor de Máster, geek, apasionado de la tecnología, la Revolución Móvil y lo que está por llegar. No hay nada imposible si puedes imaginarlo

No hay respuestas a“El Futuro es Wearable. La resistencia, inútil (I/II)”

Trackbacks/Pingbacks

  1. El Futuro es Wearable. Barreras para su expansión | El Blog de Eduardo Cano. Mobile is King - […] hemos visto en el post anterior, el Futuro es Wearable. O eso parece ahora en 2014. Sin embargo, que …
  2. Resumen del Google I/O 2014. Conclusiones | El Blog de Eduardo Cano. Mobile is King - […] Apple parece que lanzará su iWatch y seguramente de alguna lección de usabilidad y diseño, pero Apple ya no …

Y tú, ¿Qué opinas?

%d personas les gusta esto: