Revolución móvil en Europa. Impacto en la Sociedad (III)

Escrito por el 14 sep, 2015 en Blog, Smartphones y Tablets, Tendencias Internet | 0 comentarios

Revolución móvil en Europa. Impacto en la Sociedad (III)

Cuando hablamos de Sociedad móvil, en este post nos vamos a referir a los tres actores principales. Los Ciudadanos como usuarios, las Empresas y los Desarrolladores de aplicaciones móviles. Cómo les está afectando, cuál es el impacto, en números, de la actual revolución móvil e, igualmente, los desafíos que todos tenemos por delante.

Desarrolladores

Por un lado, parecería que son los que lo tienen más fácil. El mundo es móvil, y el ecosistema móvil está soportado, especialmente, por apps. La revolución actual móvil no sería lo mismo si no fuera por las apps, si lo único que hiciéramos fuera navegar a través del navegador móvil.

Si bien esto es cierto, los desafíos que tienen son los más grandes y difíciles de todos. Han de reinventarse continuamente, buscar formas de monetizar su trabajo, luchar contra la piratería (tanto de los usuarios a través de black markets, como de otras empresas/desarrolladores que sólo hacen copy-paste de apps de éxito) y no perder dinero en el intento.

Evidentemente, los desarrolladores intentarán cubrir las demandas y nuevas funcionalidades de nosotros, los usuarios, y los más atrevidos intentarán crear nuevas tendencias o usos. Y lo que hagan unos y, sobre todo, los últimos, nos terminará afectando a todos.
Actualmente, los Desarrolladores tienen tres modelos a la hora de crear su app:

  1. Apps soportadas por esa tan molesta e intrusiva publicidad, o apps soportadas por modelos freemium, a veces no menos molestos
  2. Desarrollar aplicaciones para terceros, empresas principalmente
  3. Ir a mercados Nicho

En el primer caso, hablamos de que el mercado de la publicidad en aplicaciones móviles alcanzó 15 mil millones de euros en 2014, y excederá los 41 mil millones para 2017. Europa tiene un peso del 17% en estas cifras según el IAB, lo que no es nada desdeñable.
El modelo Freemium (juega gratis pero paga por obtener productos digitales, energía, munición, acortar tiempos…) también han demostrado su rentabilidad, aunque no dejan de ser criticados por, digamos, generar adicción incontrolada en ciertas personas que pierden la noción de lo que llevan gastado (el modelo Freemium explicado, abajo, a lo South Park)

Sin duda, este enfoque es el más complicado y difícil para el desarrollador, donde el Winner Takes All aplica en toda su esencia. Sólo las 200-300 apps más descargadas generan un claro beneficio para el desarrollador. Más de la mitad de los desarrolladores apenas ganan 500€ por aplicación, y sólo el 1.6% de todos los desarrolladores se llevan el 98.4% de los ingresos.

Realizar aplicaciones para terceros (empresas asentadas que no tienen ni el perfil ni el talento internamente) parece ser la mejor opción para estos desarrolladores, con un riesgo moderado (depende de la empresa promocionar y hacer que la app se descargue entre sus clientes o prospects).

La otra opción para los desarrolladores es ir a mercados nicho, algo que nos suena muy bien a los que nos hemos dedicado al e-commerce por décadas. Apuntar a un mercado concreto, con poca competencia y resolviendo necesidades muy concretas. Al menos en el corto y medio plazo, esta estrategia podría ser la que menos riesgo tenga y en la que “más fácil” sería hacer pagar a un usuario o empresa.

Y la gran oportunidad del futuro, tanto para empresas como para desarrolladores, está en el IoT (Internet of Things o Internet de las Cosas). 25 mil millones de aparatos (móviles, coches, electrodomésticos, Wearables…) estarán conectados a Internet y comunicándose entre ellos. El IoT será el pegamento que unirá la actual revolución móvil a los Wearables, la Robótica y el M2M (Machine To Machine), o sea, será el eje central de la era Post-Smartphone.

El Internet de las Cosas (IoT)

El número de aparatos conectados crece cada día más rápido. Había más de 12 mil millones de aparatos conectados ya en 2010. Número que palidece con los 25 mil millones de 2015 y los 50 mil millones que se esperan para 2020, sobre todo teniendo en cuenta que el coste de los sensores, el corazón del IoT y los Wearables, han bajado entre un 70 y 80% (de 50€ a 10€) y el tamaño de los chips llegará a aproximarse al de un átomo.

El límite al Internet de las cosas es, literalmente, nuestra imaginación. Desde coches que programa y gestionan su propio mantenimiento, electrodomésticos que nos avisan de qué pieza hay que cambiar antes de que se rompa (o nos dirán cómo evitar su rotura), hasta casas controladas remotamente vía nuestros teléfonos móviles y smartwatches gracias a sensores como los de Nest o las luces inteligentes de Philips que funcionan como punto Wi-Fi.

El mayor potencial de crecimiento está en el M2M (Machine-to-Machine), donde cualquier aparato puede comunicarse con otro y tomar decisiones sin interacción humana.
Vehículos que se conectan con su entorno (un semáforo) y piden paso porque no hay tráfico (ahorramos combustible y atascos), o que “deciden” parar a tiempo para evitar una situación de peligro o riesgo inminente gracias a sensores que tienen una visualización 360 de nuestro entorno. Será una evolución natural que nos ahorrará dinero y vidas.

IDATE prevé que el mercado del M2M alcance los 35 mil millones de euros para 2017, siendo precisamente Europa el mayor mercado para el IoT y el M2M.

Usuarios/consumidores. Los verdaderos vencedores

Al menos ahora mismo, y quitando de la ecuación a los Big Player (Facebook, Amazon, Google, Apple…), sobre todo en comparación con lo desarrolladores, los grandes vencedores somos los usuarios.
Los usuarios nos estamos malacostumbrando a tener aplicaciones de excelente calidad (YouTube, Google, Facebook, Amazon, Google Maps, Waze), sin pagar un precio y que nos resuelvan necesidades en el acto.

Cuando hablamos de los beneficios generados en el usuario, los números hablan por sí solos. El “valor” de la revolución móvil y cómo ha impactado en el usuario es lo que demuestra, más allá de cambios en hábitos y costumbres, lo que estamos hablando.
Los usuarios y, especialmente los europeos, somos los grandes vencedores. Si bien es cierto que Europa se ha quedado atrás de la actual revolución tecnológica (las principales empresas están en Estados Unidos y Asia, como Samsung, Google, Apple, Facebook, Alibaba…), los europeos hemos sabida usar e incorporar la tecnología móvil actual para nuestro beneficio.

El beneficio o superávit (surplus lo llaman desde el Boston Consulting Group) de la actual revolución móvil para la Europa de los 5 (Alemania, Reino Unido, Francia, España e Italia) es de 750 mil millones de euros.
Android genera la mitad ese superávit (350 mil millones), y iOS produce el 30% (220 mil millones de euros), siendo el resto para otros sistemas operativos (Windows Phone y la ya casi inexistente Blackberry).

Superávit generado por el uso de Internet Móvil

Superávit generado por el uso de Internet Móvil

A nivel per-cápita, el superávit en la Europa de los 5 es de 4.700€. Este superávit hace referencia a un menor coste de servicios o a un mayor valor. Ejemplos de esto lo tenemos en:

  • Lo que nos ahorramos cuando usamos Uber (aunque en España, cómo no, se haya prohibido en vez de buscarle cabida en nuestro ordenamiento jurídico)
  • Lo que ahorramos cuando usamos una app que nos busca la gasolinera más barata
  • Cuando hacemos showrooming o recibimos cupones virtuales en nuestro smartphone
  • Cuando gracias a Parkfy conseguimos aparcamiento rápido y más barato
El superávit percápita de la Revolución móvil en Europa

El superávit percápita de la Revolución móvil en Europa

Eso sí, a nivel per-cápita, los usuarios de iPhone son los que más superávit sacan a su smartphone, influenciado probablemente por el mayor nivel (en general) de éstos sobre la base que forman los usuarios de Android.

Una muestra de la importancia del móvil en nuestras vidas y nuestra sociedad es lo que estaríamos dispuestos a renunciar por un smartphone conectado a Internet.

Renunciaríamos a la prensa offline, al GPS o incluso a los libros… aunque mi interpretación es otra. No es que renunciemos a la prensa, al GPS o a leer. Es que leemos la prensa en nuestro smartphone o tablet, usamos Google Navigator o Waze como GPS (gratis) y cada vez más, por conveniencia, leemos libros en nuestra Tablet

Eso sí, a lo que no renunciaríamos por un smartphone es a la ducha diaria, a tener sexo, tener un coche o hacer deporte… honestamente, me pregunto quién hace este tipo de preguntas en una encuesta, aunque tal y como estamos evolucionando, no me extrañaría que en no mucho tiempo, una necesidad básica de la pirámida de Maslow o como se dice en inglés, “higiénica”, sea tener un smartphone… y Free Wi-fi!

La nueva pirámide de Maslow

La nueva pirámide de Maslow

En el próximo post, la evolución del ecosistema móvil y los sistemas operativos en el mundo

Leer “La Revolución móvil en Europa. Impacto en la Empresa (II)

 

Director de e-commerce, Digital Marketing e Innovación en Parques Reunidos, mente emprendedora, y game changer. Inbound Marketer, SEO, Project leader, profesor de Máster, geek, apasionado de la tecnología, la Revolución Móvil y lo que está por llegar. No hay nada imposible si puedes imaginarlo

No hay respuestas a“Revolución móvil en Europa. Impacto en la Sociedad (III)”

Trackbacks/Pingbacks

  1. La revolución móvil en Europa. Impacto en la Empresa | El Blog de Eduardo Cano. Mobile is King - […] En el siguiente post, seguiremos abordando el impacto del móvil y las apps en la Economía y vida de …
  2. Revolución móvil en Europa. Ecosistemas móviles (y IV) | El Blog de Eduardo Cano. Mobile is King - […] cara al desarrollador de apps, lo más cómodo, sencillo e incluso económico es desarrollar para un solo ecosistema, y …

Y tú, ¿Qué opinas?

%d personas les gusta esto: