Por qué los coches sin conductor de Google y Apple conquistarán todo

Escrito por el 10 nov, 2015 en Blog, Nuevas Ideas, Tendencias Internet | 0 comentarios

Por qué los coches sin conductor de Google y Apple conquistarán todo

La industria del automóvil está dando sus últimos coletazos tal y como la conocemos. En apenas unos años, todo va a cambiar gracias a los coches sin conductor de Google y, probablemente, de Apple.
La elección del coche (la mayoría serán sin conductor en dos o tres lustros) dependerá de su software y sus servicios conectados a la nube (sí, el Internet de las Cosas o IoT), no tanto de la potencia o el fabricante. De hecho, los fabricantes de coches actuales corren el riesgo tangible de convertirse en actores secundarios de esta nueva revolución.

Como adelanta Ken Okyuama, diseñador industrial y  visionario de la industria del automóvil, Google y Apple están en disposición de hacerse con la industria del automóvil gracias al coche sin conductor.

Okuyama ha diseñado el Ferrari F60 Enzo y el Porsche Boxster. No hablamos de un recién llegado. Veamos por qué Apple y Google pueden cambiarlo todo, de nuevo, ahora en la industria de la automoción.

1 Automatización

Los coches sin conductor llegarán, de forma masiva, en menos de una década. El coche está muerto. ¡Larga vida al coche on demand!

Parodia de Google Car

Vale, por un coche del futuro nos esperábamos otra cosa… pero sigue leyendo y no te pierdas el vídeo de abajo

Un coche sin conductor será mucho más seguro que un coche conducido por un humano. Al final, un coche sin conductor es un robot que usa sensores para recoger datos e información de su entorno, estudiarlos (vía Big Data) y tomar decisiones que nos harán ser más eficientes en última instancia o, incluso, salvar vidas.

Los fabricantes de coches no tienen este software capaz de recoger toda esta información, analizarla en décimas de segundo y tomar decisiones. Empresas como Google o Microsoft llevan haciéndolo toda la vida y son especialistas en esto.

2 Computerización

En última instancia, el coche será un robot totalmente computerizado, es decir, será un ordenador con ruedas.
De igual modo que llamamos teléfono móvil a lo que no es sino un ordenador que cabe en la palma de nuestra mano (y que también hace de teléfono), los coches serán ordenadores conectados a la nube (y a nuestras cuentas y perfiles) que también nos llevarán de un sitio a otro.

Serán una extensión más de nosotros, como lo es el móvil y, gracias a la nube, sabrán todo de nosotros (como lo sabe el móvil).

Según los “conductores” se vayan olvidando de conducir y se centren más en la experiencia multimedia del vehículo, el interfaz conductor-coche evolucionará al entretenimiento (o productividad en, por ejemplo, un viaje al trabajo o a una reunión) que a la información pura y dura sobre la conducción.

Y si hay una empresa que destaca sobre el resto en cuanto a crear interfaces de usuario y experiencias, ésa no es otra que Apple.

Los fabricantes de coches tradicionales han demostrado una total incompetencia en este aspecto. De hecho, en el año 2015 parece increible que no se hayan planteado olvidarse de crear software e interfaces y, simplemente, dejarnos conectar el sistema del vehículo nuestros smartphones. ¿Te imaginas conectar tu móvil a un puerto mini-USB de tu coche y tener Google Maps en una pantalla de 8 pulgadas con aplicaciones específicas para tu coche?
Pues no, no se lo han planteado y ni squiera se ha adoptado masivamente desarrollos como Android Auto.

¿Es esto lo mejor que pueden hacerlo los fabricantes de automóviles?

¿Esto es lo mejor que podéis hacer, fabricantes?

Pero esta situación está apunto de acabar. Los coches ya vienen cargados con una gran cantidad de sensores (GPS, sensores de lluvia, luces automáticas, de aparcamiento, cambio de carril, asistentes de frenanda, control de estabilización…), y la convergencia y comunicación de estos con el resto de sensores de nuestro entorno gracias al Internet de las Cosas será uno de los factores que cambiarán la industria del automóvil para siempre.

Desde experiencias tan simples como descargarse tus podcasts, continuar en tu casa con la lista de reproducción (o película, o canal de TV) que estabas escuchando en el coche, hasta encender la calefacción o aire acondicionado cuando te estés dirigiendo a casa en tu coche, pasando por el aparcamiento automático del vehículo.

Elegir un coche en no mucho tiempo será como elegir un móvil. Si tienes un iPhone, un Mac y un iPad, te decantarás por un iCar (salen en 2019) siendo el fabricante del coche secundario (en caso de que no sea la propia Apple).

3 La revolución de los coches eléctricos

Junto con los coches sin conductor, en paralelo tendremos la explosición definitiva de los coches eléctricos. ¿Estás viendo lo que está provocando la actual caída de precios del petróleo? Pues el coche eléctrico terminará por darle la puntilla, contribuyendo la actual revolución tecnológica a uno de las grandes cambios en el mundo actual como lo conocemos.
La menor dependencia del petróleo.

Compañías como Apple, Google y, por supuesto Tesla, que es ante todo una empresa tecnológica antes que automovilísitca (su sede está en Sillicon Valley), son expertos en optimizar tanto el software como la arquitectura de hardware para un uso más eficiente de la batería.

4 El impacto de Uber y la economía colaborativa

Si hay un oficio que tengo claro que desaparecerá por la actual revolución tecnológica es el del conductor profesional, sea éste un taxista, transportista, chófer o incluso profesor de autoescuela.

Uber empezó a mostrarles el camino. Sí, en España Uber está prohibido, en vez de buscarle acomodo prohibimos las cosas pero, ¿crees que España es importante o capaz por sí sola de parar una revolución tecnológica?
En España al final adoptaremos Uber (y si no sera Bla Bla Car) y si no, iremos a remolque, como tantas otras veces, en la actual revolución móvil.

Pero Uber es sólo el principio. Incluso si Uber no quiere desaparecer por el impacto de los coches sin conductor, ha de diversificarse y encontrar otros modelos de negocio (cosa que ya ha empezado a hacer).

La revolución Uber es una tendencia que cambia la perspectiva y tendencia del usuario. Para realmente disfrutar de una amplia movilidad, no necesitas coche sino una aplicación. Y esto nos lleva a la conclusión.

Conclusión

Los coches sin conductor serán mucho más seguros que los conducidos por humanos. En el mundo mueren cada año más de 1.300.000 personas en accidentes de tráfico.

En cambio, los coches sin conductor de Google han hecho más de 2 millones de kilómetros sin causar ni un solo accidente. Según los coches sin conductor se expandan, el precio del seguro de éstos bajará, mientras que el precio del seguro de los coches conducidos por personas subirá.

En este mundo próximo, conducir un coche será un símbolo de estatus y de lujo (si es que a mitad de siglo no se prohíbe directamente por seguridad), como el que hoy día tiene un velero o un jet privado.

La industria automovilística se parecerá y mucho a la actual industria del smartphone, donde por un lado tendremos coches como los actuales iPhones, es decir, que costarán 3 ó 4 veces más que la media, y tendrán una legión de seguidores y fanboys.

Por otro lado tendremos un mercado masivo como el actual de Android, donde la experiencia y el “hardware” será lo suficientemente bueno y estándar a un precio contenido y accesible para todos, jugando los fabricantes de coches el papel actual que los fabricantes de smartphones.

Si finalmente serán Apple y Google los que también competirán mano a mano en esta industria, o si habrá otros actores como Microsoft, IBM o la propia Tesla, el tiempo lo dirá, pero de lo que no cabe duda es de que los coches sin conductor lo cambiarán todo, haciendo del coche (y de los fabricantes de coche) una mera commodity.

Sé que todavía queda un trecho importante para que esto llegue, pero no hablamos de mucho más de 5-10 años. Y piensa que, todo lo que necesiten o carezcan en la industria del automóvil tanto Apple como Google, lo pueden comprar. ¡Apple es la compañía con mayor valor bursátil y más cash del mundo!
¡El valor de Apple es el doble que el valor de la General Motors, Ford, Toyota, Fiat-Chrysler y Honda juntos!

Apple y Google tienen grandes incentivos para entrar en la industria del automóvil. Ambas necesitan crecer y expandir su negocio y, según los coches estén más conectados, dependan del software para crear experiencias y sean totalente autónomos, Apple y Google no sólo querrán controlar estas nuevas plataformas, sino que son las que mejor están posicionadas en el mundo para ello.

Pueden los actuales fabricantes de coches igualar o hacer un mejor software que Apple y Google? La respuesta es que probablemente no, incluso aunque algunas como Toyota se gaste más de mil millones de dólares en Inteligencia Artificial, o incluso aunque proyectos como el de Mercedes realmente parezcan que van por el buen camino.

Así que, como predijo Ken Okuyuma, la hora ha llegado. Apple y Google cambiarán y, probablemente, controlarán la fabricación de coches y toda la industria automovilística. La resistencia será futil.

 

Director de e-commerce, Digital Marketing e Innovación en Parques Reunidos, mente emprendedora, y game changer. Inbound Marketer, SEO, Project leader, profesor de Máster, geek, apasionado de la tecnología, la Revolución Móvil y lo que está por llegar. No hay nada imposible si puedes imaginarlo

No hay respuestas a“Por qué los coches sin conductor de Google y Apple conquistarán todo”

Trackbacks/Pingbacks

  1. Las 4 reglas para convertir en la navegación móvil. SEO Móvil | El Blog de Eduardo Cano. Mobile is King - […] Wearables y el Internet de las cosas, donde el móvil será el eje sobre el que girará nuestra vida …

Y tú, ¿Qué opinas?

%d personas les gusta esto: